Stonehenge



En abril de 2012 decidimos pasar unos días en Londres. Como la ciudad la tenemos un poco vista, decidimos hacer una excusión para visitar Stonehenge, una de las maravavillas de la antigüedad.

Lo que tenemos que tener claro es que para llegar a Stonehenge debemos ir primero a uno de los pueblos cercanos al monumento, Amesbury o Salisbury. Nosotros elegimos Salisbury ya que fuimos en tren y nos pareció la forma más cómoda.

Desde Londres hay varias maneras de llegar, en tren o en autobús. A continuación os explicamos cada una de ellas.



Autobús:



 London (Victoria Station) – Salisbury. Duración 3 horas. Precio: 20£. (Ida/vuelta).

A Salisbury se puede acceder muy fácilmente en autobús. Los autocares National Express tienen trayectos regulares a los principales pueblos y ciudades del país todos los días, incluidos Londres, Southampton, Bristol y Bath.

Se pueden comprar los billetes en el autobús, en la estación de autobuses, o de los vendedores de billetes de National Express.

- PROS: Es mucho más barato.
- CONTRAS: El tiempo que tardas en llegar y la incomodidas que puede resultar un trayecto largo en autobús.


Tren: 



London (Waterloo Station) – Salisbury. Cada 30 minutos tenemos un tren. Duración 90 min. Precio: 69 £. (Ida/vuelta). De todas formas hay variaciones con los precios del tren. Consultad la página de South West Trains para más información.

El tren hace unas siete paradas, pero no son excesivamente largas. 

Se pueden comprar los billetes por la web o en la misma estación de Waterloo.


PRO: Rápidez y comodidad.
CONTRAS: El precio.



Contando el viaje desde nuestra experiencia, tomamos el tren. Llegamos a Waterloo temprano. Es una estación bastante sencilla de llegar, tres líneas de metro la conectan: Jubilee (gris), Northem (negra) y Bakerloo (marrón). De todas formas os enlazo un plano de metro de la ciudad.

Waterloo es una estación parecida a Victoria. La salida del metro está dentro de la misma estación, así que no hay problema en encontrar los andenes.


En mitad de todo el barullo de gente se hallan las "Tickets machine", que son máquinas automáticas donde podemos sacar fácilmente el billete; sólo tenemos que teclear nuestro destino (en nuestro caso, Salisbury) y encontramos todas las tarifas disponibles.


Como la excusión iba a ser en el mismo día elegimos el billete de libre vuelta, lo que te permite coger cualquier tren a cualquier hora para tu regreso ese mismo día. Cada billete nos costó unas 33£. También se puede reservar el billete por internet y recogerlo en una de estas máquinas.

Los grandes paneles de la estación te indican muy claramente las plataformas y los horarios de los trenes, así que no hay mucho problema en encontrarlo.

El trayecto dura aproximadamente unos 90 min. El tren realiza siete paradas en total. Sin emabargo son cortas y nada pesadas, por lo que os resultará un viaje agradable y tranquilo. Suele pasar un carrito con bebidas y comida.



Una vez llegamos a Salisbury, muy pequeñita por cierto, nada más salir te encuentras casi de bruces con la parada del bus turístico a Stonehenge.  Podéis tomarlo allí o en la estación de autobuses del pueblo (a unos diez minutos andando desde la estación de tren) depende de la prisa que tengáis. Nosotros fuimos directamente desde la de tren.




La verdad es que os recomendamos el Stonehenge Tour, merece la pena pagar por el recorrido ya que incluye; el transporte, la visita a Stonehenge y Old Sarum y las audioguías (en todos los idiomas) que te explican, cual guía turística, la historia y las curiosidades de la maravilla.


Compramos los billetes al mismo conductor del autobús del tour. En su momento nos costó 20 libras (cada uno) el tour más la entrada a Stonehenge y Old Sarum. Acabo de comprobar en la web lo que ha subido de precio en apenas dos años. De 20 ha pasado a 26 libras. Miradlo bien. También tened en cuenta los horarios, según sea invierno o verano varían. De todas formas la web siempre está actualizada.




El servicio es ‘hop-on, hop-off’, es decir, te puedes subir y bajar las veces que quieras.

A los 10 minutos de trayecto, llegamos a Old Sarum. El autobus pasa cada hora así que no os deis mucha prisa en verlo, os tocará esperar luego. Desde aquí tardamos unos 15-20 minutos en llegar a Stonehenge.

 Old Sarum desde el aire tomada de la web oficial, English Heritage



Una vez allí me pareció todo bastante adaptado al turismo. En la entrada hay unas tiendas de souvenirs en unas casetas (que no falte, creo que es lo que más les gusta a los ingleses) y la entrada propiamente dicha donde te dan una audioguía en tu idioma, incluida en el precio de la entrada.


Unos finos cordones de cuerda guían el camino que debes de seguir para ver todo el monumento. Es curioso que, de las personas al monumento, no hay casi medidas de seguridad; puedes casi saltar y tocarlo... sin embargo, en la otra parte del camino, donde hay una bonita campiña con ovejas, hay una verja electrificada... cosas de la vida.


Durante el recorrido hay marcados unos puntos en el suelo. La audioguía te va explicando la historia del monumento según pasas.

 Nosotros intentando hacernos una foto

Toquen las piedras, pero no las ovejas

Puedes verlo todo en relativamente poco tiempo, pero si te paras a escuchar las explicaciones, se alarga sobre hora y media. Una vez en la salida puedes acercarte a la tienda de souvenirs y comprar cualquier cosa. No es excesivamente cara. Nosotros compramos unas monedas conmemorativas, postales, marcapáginas, imanes... que si, que somos unos guiris.


Esperamos al siguiente autobús y, mientras tanto nos entretuvimos en mirar a los cuervos y escribir postales a amigos ya que hay un bonito buzón bien ubicado al lado de la tienda de regalos.




Un consejo muy importante. Al menos cuando fuimos nosotros hacía una humedad bastante importante, auque no hacía excesivo frío acabé calada y helada hasta los huesos.

Una vez en Salisbury aprovechamos para comer y ver la ciudad. Destaca su enorme catedral gótica, la más grande de Reino Unido.

Dimos una vuelta. Es un pequeño pueblo al estilo medieval inglés. Al pasear por sus calles parece que nada ha cambiado en los últimos siglos. La calle principal, las casas... te remontas a otro tiempo.








En medio de una gran explanada cubierta de césped, llegamos a la famosa Catedral de Salisbury. Una impresionante construcción del siglo XIII en la que destaca su alta torre y un precioso claustro.




Cosas que me llamaron la atención de la Catedral:

- La enorme tienda de souvenirs ubicada en una de las capillas. (Ya os he dicho que a los ingleses les gusta mucho eso de las tiendas)



- El WC con cuerda para emergencias.


Una vez visitada la catedral, marchamos en dirección a la estación. De camino encontramos una tienda de "Todo a una libra" donde compramos provisiones para el tren y una película muy bizarra digna de estar en las más selectas bibliotecas del género. Y si, por tan solo una libra.

Una vez en la estación, tomamos el tren de las 18:00 y llegamos a Londres a las 20:30, muy cansados pero satisfechos del día.

Y esta es nuestra pequeña aventura a Stonehenge. Espero que os haya servido de ayuda. 

Share on Google Plus

About Viajando Contigo

Soy Lucía S. Donato, responsable y autora del blog. Estudié Magisterio e Historia del Arte. Soy amante de la historia, el arte y la cultura. Me encanta contar batallitas y hacer fotos a todo. Además soy aficionada a la tecnología, el cine y los videojuegos.

2 comentarios :

  1. Siempre me ha fascinado Stonehenge, aunque he descubierto -gracias a vosotros- que el lugar es más que tan sólo el círculo de piedras. Tengo muchas ganas de ir, aunque el clima y lo caro que es todo en el Reino Unido siempre me desaniman. Muy buena entrada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay mucha parafernalia alrededor. El monumento está en medio de la nada, así que tienes que pasar por la ciudad quieras o no. Es una excursión agradable pero, si, es MUY caro. Gracias por comentar!! besos!

      Eliminar