Tashiro-jima: la isla de los gatos

Continuamos con post de zonas japonesas inusuales. Si el lunes hicimos hincapié en Nagoro, el valle de los muñecos, hoy toca analizar una pequeña isla donde viven más gatos que personas. En Ishinomaki, dentro de la prefectura japonesa de Miyagi, frente a la Península de Oshika, se halla una pequeña isla llamada Tashirojima (田代島). Esta isla es popular porque su población felina rebasa considerablemente a la humana. Sus habitantes creen que el cuidar de esos gatos dándoles de comer, les trae buena suerte, salud y riqueza.


Esta adoración hacía los felinos surgió en el periodo Edo (1603-1868) cuando el principal método de vida de los locales era la cría de los gusanos de seda. La presencia de estas orugas conllevó al aumento de la población de ratones en la isla, ya que éstos son el depredador natural de estos insectos. Para tratar de controlar la plaga que representaban dichos roedores y evitar que se propagasen enfermedades, los habitantes de Tashirojima introdujeron gatos a la isla, que desde entonces, es considerado un paraíso para los gatos callejeros o sin hogar. Como dato, está prohibido traer perros a la isla.


Hay un pequeño santuario dedicado a los gatos, conocido como Neko-jinja (猫 神社), En el centro de la isla, más o menos situado entre los dos únicos pueblos que hay. En el pasado, los gatos iban a las posadas donde los pescadores estaban alojados para pedir comida. Con el tiempo, los pescadores desarrollaron una adoración por los gatos ya que decían que los peludos podían predecir el tiempo y los mejores periodos de pesca. Un día, cuando los pescadores estaban recogiendo piedras para fijar las redes, una roca perdida cayó y mató a uno de los gatos. Éstos, sintiendo pena por el animal, lo enterraron y consagraron esta ubicación como un pequeño templo.


En 1950 la población de la isla era de unos 1000 habitantes, pero ha ido menguando tanto (por la falta de trabajo y distracciones) que actualmente solo quedan unas 100 personas viviendo en "la isla de los gatos". El colegio de primaria fue cerrado en 1989 y se convirtió en un centro ocupacional, pero se clausuró definitivamente en 2008 por la falta de residentes. El 83% de la población es mayor de 65 años y Tashirojima ha sido designado por el gobierno japonés como "pueblo terminal", lo que significa que con un 50% o más de la población mayor de 65 años de edad, la supervivencia de la isla está amenazada. La mayoría se dedican a la pesca o la hostelería. 

Tashirojima sufrió las graves consecuencias del tsunami de 2011, eso sumado a su proximidad a Fukushima, la poca población y la avanzada edad de sus residentes han hecho que la isla se encuentre en un lamentable estado de abandono. No hay grandes templos ni atracciones turísticas más que los gatos. Las grandes hordas de turistas "cámara en mano" son cada vez más difíciles de controlar sin un plan de inversión previo.


Una de las acciones que quiere tomar el gobierno japonés al respecto, es hacer que Tashirojima sea más atractiva para la población joven por medio de convertir esta genial isla, en un destino turístico temático dedicado a los gatos. Pero hasta que este plan llegue, se está degradando a pasos agigantados.

 

¿CÓMO LLEGAR?


Solo hay una opción para llegar a Tashirojima. Desde la terminal de ferris de Ishinomaki, tomar un navío hasta Tashirojima a través de la línea Ajishima. De cara a los turistas es mejor bajar en la segunda parada, (Nitoda), en vez de en la primera (Odomari), pues es una zona dónde suelen reunirse más gatetes para jugar y tomar el sol. El precio del trayecto es de 1250 yenes y hay 3 barcos al día.

Fotos Google
Share on Google Plus

About Viajando Contigo

Soy Lucía S. Donato, responsable y autora del blog. Estudié Magisterio e Historia del Arte. Soy amante de la historia, el arte y la cultura. Me encanta contar batallitas y hacer fotos a todo. Además soy aficionada a la tecnología, el cine y los videojuegos.

0 comentarios :

Publicar un comentario