Estaciones abandonadas del metro de París

Casi todas las grandes ciudades que poseen red de metro tienen estaciones abandonadas o cerradas al público. Estos apeaderos fantasma a veces son utilizados por los trabajadores del metro o simplemente están en desuso, quedando a merced del paso del tiempo que hace mella en ellas. Los exploradores urbanos se convierten entonces en testigos de esos lugares innacesibles para la mayoría de los habitantes de las ciudades y nos muestran su cara más amarga. Hoy hablaremos de las estaciones abandonadas de Paris, donde no llega la luz de la ciudad que presume de ella. La deteriorada economía francesa durante la Segunda Guerra Mundial forzó el cierre en 1939 de muchas estaciones del metro. Mientras algunas recuperaron la operatividad tras el conflicto armado, otras jamás fueron reintegradas a la red.

SAINT-MARTIN



Saint-Martín fue cerrada en 1939 como consecuencia del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Se abrió brevemente después de la liberación de la ciudad, en agosto de 1944, pero luego se clausuró de forma permanente. Las fotos dentro de la estación de Saint-Martin muestran anuncios de época de la década de 1930. Todo un viaje en el tiempo a pesar de las pintadas. En 2012 mostró durante diez días una decoración simulando las locaciones de la película Prometheus, como parte de la campaña publicitaria.

PORTE MOLITOR


No muy lejos de la abandonada Piscine Molitor, la piscina que sale en la película "La vida de Pi", se encuentra esta estación de metro abandonada, la llamada Porte Molitor. Esta estación fue construida en 1923, pero nunca fue utilizada. La parada fue pensada para servir como apoyo a la transitada y cercana estación de Parc des Princes, pero jamás fue abierta al público. Se utiliza para almacenar los trenes cuando el sistema de metro está cerrado. No existen entradas construidas desde la calle o túneles para caminar, por lo que el fotógrafo (Patch) que fotografió la estación tuvo que colarse por el sistema de túneles y evadir la seguridad para llegar hasta ella. 

HAXO


Al igual que Porte Molitor, Haxo nunca fue oficialmente utilizada como estación para trenes de pasajeros, ni tiene entradas a nivel de calle. La construcción de la estación de Haxo comenzó con los inicios del metro parisino, en 1900, pero nunca fue terminada. Se hizo el sistema de ventilación y los baños, pero tampoco tiene acceso directo desde la superficie. Hasta fines de la década de 1930 hubo proyectos fallidos para ponerla en funcionamiento. Situada en el distrito 19, fue construida durante la década de 1920 para que pasaran por ellas las líneas 3  7 y así conectar Place des Fêtes con Porte des Lilas. Pese a que no tiene entradas, los graffiteros campan a sus anchas. Solo fue abierta al público una vez, en 1993 para mostrar un nuevo modelo de vagón de metro. 

ARSENAL


En la línea 5 se encuentra esta estación de metro fuera de servicio. Cerrada al público desde septiembre de 1939, Arsenal fue otra de las estaciones de metro de Paris que se vieron obligadas a cerrar debido al inicio de la Segunda Guerra Mundial. Decidieron deshacerse de estas paradas al considerarse "no esenciales" debido a su proximidad a otras estaciones.


Hoy en día, el único vestigio visible de esta antigua estación es su entrada, que permanece tapiada e inmóvil cual fantasma. a la orilla del Sena, entre la Bastilla y Quai de la Rapée.

CROIX ROUGE


Otra de las estaciones que cayeron después de la II Guerra Mundial y quedaron inutilizadas. Croix Rouge está muy cerca de de las estaciones de Sèvres-Babylone y Mabillon, por lo que la vieron como un gasto innecesario para la ciudad. La estación nunca ha sido reutilizada ya que no hay fácil acceso a ella. Después de un bombardeo alemán los túneles quedaron en mal estado y no fueron reparados porque sabían que no se le iba a dar uso a la estación. Los anuncios, e incluso los asientos para los viajeros todavía se pueden encontrar en la plataforma. 

PORTE DES LILAS  - CINÉMA



Es la más famosa de las estaciones fantasma de París, ya que suele aparecer en películas y comerciales aunque con distintas denominaciones. Estuvo operativa entre 1921 y 1939. Además de utilizarse para diversas cosas como presentaciones de nuevos modelos de vagones o para ver como quedaría la publicidad de las marquesinas en el resto de la red,  la RATP la alquila a productoras de cine y publicidad como decorado a un precio de entre 15.000 y 18.000 euros por día. Allí se rodaron películas como:

-  Paris, je t'aime (bajo el nombre de Tuileries)
- Les femmes de l'ombre (con carteles simulando ser la estación Concorde)
- Julie & Julia
- Amélie (donde pasó a llamarse Abbesses).


Share on Google Plus

About Viajando Contigo

Soy Lucía S. Donato, responsable y autora del blog. Estudié Magisterio e Historia del Arte. Soy amante de la historia, el arte y la cultura. Me encanta contar batallitas y hacer fotos a todo. Además soy aficionada a la tecnología, el cine y los videojuegos.

0 comentarios :

Publicar un comentario